Taller anual de canto colectivo con Maite Rodríguez

Taller anual de canto colectivo con Maite Rodríguez

Cantar la voz

Se trata de un laboratorio vocal, donde concebimos la voz como herramienta fundamental de expresión de la individualidad, y como una unidad que abarca nuestro cuerpo y nuestro ser emocional.

El taller plantea un encuentro semanal de una hora y media donde el objetivo será profundizar en distintos aspectos técnicos de la voz así como de la interpretación y del canto colectivo polifónico. A través de una exploración multisensorial, nos acercamos a la voz a partir del movimiento, del color, de las sensaciones de nuestro cuerpo.

Se trabajará la interpretación individual y en ensamble, a través del canto de canciones tradicionales y populares de nuestro país y del mundo (cancionero popular, canciones africanas, mantras, etc.).

Exploraremos la voz a capella, la armonización a voces, con acompañamiento armónico o con percusión y ritmos con el cuerpo.

Se busca expandir la escucha a través de meditaciones sonoras y otras dinámicas, como improvisaciones vocales colectivas.

Trabajaremos la comunicación grupal, la confianza y encuentro con el otro a través de la música y del juego.

A partir de las sensaciones corporales buscaremos descubrir la voz espontánea e intuitiva y a partir de allí explorar sus múltiples posibilidades de registro, timbre y expresividad. Paralelamente a la experiencia práctica iremos profundizando en los aspectos técnicos teóricos a través del entendimiento de la anatomía, observando el funcionamiento de la respiración, la fonación y los resonadores.

Este taller está abierto a todo el público, mayores de 16 años, dirigido a quienes sientan la necesidad de conectar con su voz, que disfruten del canto y quieran continuar explorando su voz en un espacio colectivo.


Devoluciones de integrantes del taller 2018

“Es un espacio para relajarse y aprender desde cómo vocalizar hasta cómo movernos, un espacio para compartir en un lugar donde te sentís libre”

“La sorpresa que me llevé fue grande, no pensé nunca que fuera a ser tan linda la experiencia… siempre me parece que falta mucho para que se termine, cuando ya es la hora de irnos”

“distendido pero exigente”

“espacio de disfrute, de tener un tiempo personal gratificante”

Publicado el